5 de enero de 2013

Ingeniero White. Inmigración y tradición portuaria


En nuestro tercer y último día en Bahía Blanca (ver Me voy en tren a Bahía Blanca), decidimos visitar el puerto, el cual se encuentra en la localidad de Ingeniero White, a 10 kilómetros del centro de la ciudad de Bahía Blanca.

Esta localidad lleva su nombre desde 1899, por decisión del presidente Julio Argentino Roca, en honor a Guillermo White, quien fue uno de los primeros ingenieros argentinos egresado de la UBA, perteneciente a los denominados “Doce apóstoles de la ingeniería argentina”.

Si Bahía Blanca se caracteriza por ser una de las principales ciudades portuarias del país, Ingeniero White por ser de los principales puertosDestacándose por sus aguas profundas, que permite el ingreso de barcos de gran tamaño. Esta ciudad cobró gran importancia a comienzos del siglo XX con la llegada de inmigrantes europeos que se instalaron en la ciudad, en los alrededores del puerto.




La existencia del puerto promovió la radicación de industrias en la zona, conformando uno de los polos petroquímicos más importantes de la Argentina.

Según estimaciones del 2001, Bahía Blanca es el mayor centro petroquímico de la provincia, con una participación de un 58% de la producción provincial,y concentra un 45% de la producción del país.

Actualmente, el Polo Petroquímico Bahía Blanca está compuesto por tres tipos de industrias:

Industria petrolera. Productos: etano, naftas, GLP, fuel-oil, gas-oil, gasolina, asfalto, kerosén
Industria petroquímica. Productos: etileno, VCM, PVC, polietileno, urea, amoníaco puro.
Industria química. Productos: cloro, soda cáustica.

Las empresas más importantes que lo componen son PPB Polisur, Solvay Indupa, Compañía Mega y Profértil. Aquí se repetiría lo mismo que en Bahía- y obviamente motivos hay de sobras- el turismo no es el fuerte del lugar, y esto genero que no podamos visitar sus dos sitios de interés. Pero contrariamente pudimos captar, y entender un poco, como se vive allí…

Para llegar, teníamos dos opcionesCaminar bastante por la avenida que conecta el balneario Maldonado con White, osea Camino Parque Sesquicentenario, con la opción de intentar hacer autostop, o ir en bus al centro de Bahía y de allí otro bus. Como nos venia bien pasar por el centro de la ciudad, optamos por la segunda.

Nos bajamos del bus cerca de la zona dedicada a las cerealeras. Caminamos por la calle Velez Sarsfield, hasta llegar a orillas del muelle, y desde allí, caminamos por la calle Torres, la cual, en su bulevar central, refleja a la ciudad, encontrándonos a cada paso, con un museo al aire libre de la historia del puerto, instrumentos marítimos, barcos, etc.






Así llegaremos al “museo del puerto” el cual se destaca por el viejo barco pesquero de madera “Anguila Blanca”, que se encuentra en el jardín. Nuestra llegada fue luego de las 12:30, por lo que nos encontramos con que ya estaba cerrado. Según me informe, dentro ofrece para comer distintos platos extranjeros. Así como importantes muestras, interactivas. El museo se encuentra sobre una típica casa portuaria whitense, que ha sido restaurada.

Al no poder ingresar, cruzamos el Puente La Niña por la avenida José María Cárrega. Por debajo del mismo, se encuentran las vías de los distintos ferrocarriles que llegan al puerto. Desde allí comenzamos a vislumbrar la ex Usina General San Martín, la cual cuenta con una arquitectura muy peculiar en forma de castillo medieval. La misma fue construida en 1929, por el Arquitecto J. Molinari, jefe de proyectos de la compañía Ítalo-Argentina de Electricidad, quien había realizado en la Capital Federal muchas subestaciones de transformación. Esta jugó un rol muy importante en la economía bahiense hasta mediados de 1980.

Actualmente es el edificio más característico del puerto de Ingeniero White, y se encuentra en proceso de restauración. Forma parte del complejo Ferrowhite, que cuenta con la rambla de Arrieta, una alternativa a poder acercarse al mar sin recurrir al muelle portuario, la casa del espía, y el museo taller.

El museo taller ocupa el edificio que fuera taller de mantenimiento de la ex usina General San Martín. Aquí se realizan muestras fotográficas, vídeos, objetos, así como sonoras. Por otro lado, el mismo se encuentra con representación de cartón de maquinas y obreros, simulando la epoca en la cual el museo funcionaba.



La casa del espía, es un café, donde se pueden intercambiar experiencias, y escuchar historias sobre el puerto, y la ciudad.Por último, para describir a la rambla, tomare las palabras de la pagina de Ferrowhite (http://ferrowhite.bahiablanca.gov.ar)
“La Rambla no es la Costa Azul, no es Aruba ni Acapulco, ni siquiera Mar del Plata, Necochea o Monte Hermoso. No es un paseo para soñar que vivimos en otra realidad, sino para tener más claro qué realidad es esta que nos toca vivir. Un lugar para mirar el mar y todo lo que en el mar interactua: cereleras trasnacionales, cangrejos cavadores, lanchas de pesca artesanal, buques con millones de metros cúbicos de gas… agua, sal, dragas, aves, dólares, soja, polietileno… “
Datos de interés

Usina General San Martín

Lunes a viernes 9 a 12 hs.

Sábados y domingos de 16 a 20 hs. (primavera/verano)

15 a 19 hs. (otoño/invierno)


Museo del puerto

Guillermo Torres y Cárrega

(54) (291) 457-3006

mpuerto@bb.mun.gba.gov.ar

lunes a viernes 8:30 a 12.30

sábados y domingos 15.30 a 19.30

0 comentarios:

Publicar un comentario