22 de septiembre de 2014

221b Baker Street: Las aventuras de Sherlock Holmes.

El número 221b de la calle Baker, es quizá una de las direcciones más famosas de todo Londres. Se ubica muy próxima al Regent's Park, uno de los principales parques de la ciudad, y aquí desde hace unos 100 años, llegan miles de cartas alabando o requiriendo los servicios del famoso detective Sherlock Holmes.

Si a algún desapercibido lo desconoce, este detective de fama mundial, destacado por sus métodos deductivos para resolver casos que parecieran no tener explicación lógica, no es más que un personaje de ficción creado por Arthur Conan Doyle.

Lo curioso es que para 1890, fecha donde comienzan a aparecer las obras de Doyle, la calle Baker solo llegaba hasta el número 85. Recién en 1932, la Abbey National Building Societ (actualmente Banco Santander) traslada su sede a Baker Street, ocupando desde el número 219 al 229.

Reconozco ser un gran admirador de Sherlock Holmes, principalmente de sus novelas, pero también seguidor de películas, series, e incluso videojuegos sobre él. Por esta razón, estando en Londres, no podía quedarme con las ganas de visitar su museo.

El Sherlock Holmes Museum, se ubica en la dirección ficticia donde vivían Sherlock y su compañero, el doctor John Watson. Pero en realidad esto es por un acuerdo con el con el ayuntamiento de Westminster, ya que verdaderamente, por su ubicación, se encuentra entre el 237 y el 241, osea le correspondería el 239.

Si Sir Arthur Conan Doyle, caminara por las cercanías de donde situó la vivienda de su personaje, se sorprendería por la cantidad de referencias a Sherlock. En los azulejos de las paredes del subterráneo están pintadas sus siluetas, en la esquina de Baker y Marylebone se ubica una gran estatua suya, y también son varias las referencias y señalizaciones que se pueden encontrar en las proximidades al museo.






El museo cuenta con dos secciones: una dedicada a la compra de recuerdos y los tickets de ingreso, y la otra a la casa de Sherlock Holmes y Watson.

En la entrada nos recibe un agente de las fuerzas policiales Victorianas de Scotland Yard. A continuación subimos los 17 escalones que nos llevan a la sala principal de dos ventanas, con sus sillones, la chimenea, el escritorio y la mesa de química de Sherlock. 

Los muebles de época y cientos de objetos referentes a la serie, nos hacen involucrarnos en la ficción y comenzar a recordar las obras del detective de principio de 1900.

El edificio cuenta con tres plantas, que incluyen los dormitorios de Holmes, Watson, la señora Hudson (la casera del edificio), el living, baño, y una sala dedicada a estatuas de personajes que aparecieron en las obras.








Un pequeño busto de Napoleón, la foto de los irregulares de la calle Baker (los ayudantes “callejeros” de Sherlock), el sabueso de los Baskerville, y otros cientos de objetos, nos harán sentir nostalgia, y ganas de leer (nuevamente) las obras. Cada rincón posee pequeños objetos o detalles, que aunque normales en el museo, probablementemás de uno se escapa del conocimiento de hasta los más fanáticos seguidores del mundialmente afamado detective.














Por último, en la planta alta, varias esculturas de cera representan a distintos personajes  o escenas que aparecen en las novelas: Sherlock, Watson, la liga de los pelirrojos, el hombre del labio torcido, hasta acabar con el enemigo de Holmes, el doctor James Moriarty.





Para finalizar, cabe aclarar que el museo, a diferencia de muchos otros en Londres, es pago. A su vez, obviamente por su temática y contenido, se encuentra dirigido a un público particular. Quien nunca leyó  las historias de Conan Doyle, difícilmente pueda comprender y apreciarlo, pero si, tal vez pueda ser el puntapié para aventurarse en leer sobre el mundialmente famoso detective, y “elementalmente” su amigo Watson.


Horario Museo: Lunes a domingo de 9:30 a 18 hs

Precio entrada: Adultos 15 Libras. Niños 10 libras. (Actualizado mayo 2019)

Dirección: Calle Baker 221b, Londres, Inglaterra.

0 comentarios:

Publicar un comentario