29 de diciembre de 2014

Tomás Jofré: 200 habitantes y 18 restaurantes.

Ubicado en la localidad de Mercedes, a casi 90 kilómetros de la Capital Federal, y a seis kilómetros de la ruta nacional 5, que une la ciudad de Lujan (Buenos Aires) con Santa Rosa (La Pampa) se encuentra un pequeño y particular pueblo, Tomás Jofré.
En rigor de verdad, el lugar se llama Jorge Born, en honor a quien fue propietario de las tierras de esa zona, y uno de los dos socios de la empresa alimenticia Bunge & Born. Pero con el paso del tiempo, se volvería habitual utilizar el nombre de Tomás Jofré, ya que así se llama su estación de ferrocarril, hoy en desuso.
Según el último censo realizado en Argentina, es un pequeño pueblo que no llega a los 200 habitantes. Pero los fines de semana, el numero de personas que lo visitan puede multiplicar en veinte (o incluso más) a su población oficial.



Jofré aún conserva casas y almacenes muy antiguos dignos de admirar, pero no es su arquitectura el atractivo del lugar. Incluso su atípica plaza central, dista mucho de parecerse a la imagen de aquellas elaboradas en la época colonial, sino que consiste en una cancha de fútbol, rodeada por puestos de madera, que los fines de semana son utilizados para montar la feria de artesanías del pueblo.










Como muchos pueblos, con la privatización, y eliminación de ramales, Jofré se vería gravemente afectado cuando dejo de pasar el ferrocarril. Prácticamente desconectados del resto de la provincia, y sin fuentes de trabajo, sus habitantes se las ingeniaron para hacer de la gastronomía la solución laboral, y volver a Jofré un destino de fin de semana, para quienes desean un buen almuerzo alejados de la ciudad.
Viejos almacenes y casonas han sido reconvertidas, para que este pueblo de menos de veinte manzanas, y tan pocos habitantes, cuente con un total de 18 restaurantes, más algunos puntos de venta de productos regionales como mermeladas, dulces de leche, fiambres, pan y miel.










El menú que ofrecen, no se caracteriza por una amplia lista de platos, sino que en lo básico, pero casero, de buena calidad, y bien elaborado, reside el secreto de este lugar. En general, todos los restaurantes cuentan con el mismo menú, que consiste en una entrada de fiambres regionales, berenjenas en escabeche o algún otra verdura, acompañados de pan casero. Como primer plato, pastas, (generalmente tallarines, raviolones y sorrentinos), luego asado de vaca y cerdo, y para finalizar, algún postre de elaboración propia (flan, budín de pan, queso y dulce de batata o membrillo, frutas en almíbar, etc). En todos los consultados, tanto la comida como la bebida es libre. El precio del menú oscila entre 150 y 180 pesos, y algunos, para quienes se queden a pasar la tarde, incluyen la merienda. El restaurante más antiguo, se llama Silvano, y aquí no se ofrece asado, sino solo pastas.





No puedo cerrar la nota, sin dejar de señalar algunos de los contrastes producidos en un pueblo, varias veces tomado como ejemplo en la carrera de turismo que actualmente estoy cursando.
En Jofré, las calles son de tierra, no abundan los baños públicos, las fuerzas policiales parecerían no existir, los servicios de recolección de residuos son limitados, y obviamente no existen estacionamientos. La diferencia de gente que lo habita durante la semana, y la cantidad que se acerca los fines de semana, hacen que todo lo que resulta innecesario durante la semana, parecería escasear cuando llegan las hordas de personas. Autos estacionados por doquier, gente que ensuciando más de lo habitual,mayores riesgos de inseguridad, son algunos de los puntos que pueden ser un peligroso desequilibrio para la habitual tranquilidad de este lugar.
Paradojicamente, en este lugar que como un fénix resurgió de las cenizas, cada vez son más los dueños de los restaurantes Porteños o habitantes de ciudades vecinas. Así como tambiénpersonas de la cercana ciudad de Mercedes, se acercan aquí a trabajar los fines de semana.
Varios son los retos, para esta población que encontró en el turismo una solución a sus problemas.



¿Como llegar?
Si bien existe un colectivo, la forma más facil es en automovil.

Desde Capital Federal, tomar el acceso oeste, que luego se convierte en la ruta Nacional 7, hasta Lujan. Una vez ahí, la ruta Nacional 5 rumbo a Mercedes. Aproximadamente 15 kilometros antes de esta ciudad, un cartel indicara la salida Jofre- Gowland. A continuación se debe agarrar una rotonda y cruzar por un puente la ruta. Finalmente tomar, por seis kilometros, el unico camino disponible. Varios carteles indican la llega al pueblo, ubicado sobre mano derecha.

0 comentarios:

Publicar un comentario