3 de agosto de 2017

De visita por el Hotel Colon de Concordia (Entre Ríos)


Frente a la plaza 25 de Mayo en Concordia, Entre Ríos, es posible observar un hermoso edificio de un estilo arquitectónico con rasgos italianos. En la esquina de la planta baja, el interior del bar “Cristobal Cafe” permite ver la arquitectura original de la construcción, con los ladrillos a la vista. Estábamos en la ciudad para una investigación de la universidad, por lo que la curiosidad nos lleva a acercarnos a la puerta del edificio en aparente abandono, y notar que estaba abierta. No pudimos resistir la tentación e ingresamos.



El olor a humedad comenzó a invadirnos mientras observábamos los detalles artísticos que en alguna época hacían resplandecer al lugar. Al avanzar hacia el patio central notamos la presencia de ropa y toallas colgadas para secarse, que hacían comprender que el mismo se encontraba habitado. Por ello decidimos retirarnos para evitar malos entendidos sobre nuestra presencia en el lugar.







En otras épocas los visitantes que llegaban a Concordia se hospedaban allí, en el que constituía el mejor hotel de la ciudad: el Hotel Colón.
  
Este edificio fue construido entre 1880 y 1885. Primeramente se realizaron las dos plantas principales, para sumar en 1885 un mirador y finalmente un balcón en 1922, que fue estrenado por el Presidente de la Nación Marcelo Torcuato de Alvear cuando se encontraba en la provincia para realizar la inauguración de un puente. Hasta avanzado el siglo XX, se caracterizaba por ejemplo, por ser el único de la ciudad que contaba con agua fría y caliente en el baño. 



Otros personajes importantes de la historia de la ciudad se encontrarían entre los primeros huéspedes: La familia De Machy, unos franceses que construirían la mansión más imponente de la ciudad, conocido como “El castillo San Carlos”. 

Años más tarde, en el hotel se alojaría otro afamado francés, el piloto y escritor Antoine Saint Exupery, autor de “El Principito”.(Para más detalles de la de estos personajes, hacer click aquí)

En 1917, en la habitación Nº 70 se volvería famosa por alojar a Carlos Gardel, quien luego regresó en 1933.Posteriormente se sumaron a la lista otros presidentes como Roberto Marcelino Ortiz, Pedro Ramírez (Presidente de facto) y Juan domingo Perón.


En la esquina donde se ubica el bar “Cristóbal Café” desde la construcción del hotel, siempre hubo una confitería, esta tenía siempre una orquesta y los concurrentes bailaban. Aunque los carteles de cerveza y el aspecto del exterior puedan hacer pensar que se perdió la originalidad del lugar, como ya mencioné, actualmente es posible ver los ladrillos originales del edificio, así como antiguos objetos como una cafetera y una caja registradora, que según el dueño del lugar, las mismas están ahí desde la primera mitad del siglo XX. No me resultaría extraño que la barra también pueda ser la original.





En la actualidad el Hotel ha dejado de funcionar como alojamiento para los turistas, y a pesar de que sigue siendo habitado, quedó en situación de abandono. Aún así es parte del patrimonio de la ciudad, y sin dudas, uno de los edificios más llamativos junto con el Banco Nación y el Palacio Arruabarrena, entre otros. Espero que algún día pueda restaurarse el interior, y así apreciar el mismo en todo su esplendor.

0 comentarios:

Publicar un comentario