Header Ads

Broadwick Street y el brote de coléra en la Londres del 1800 [Reino Unido]


¿Cómo puede una bomba de agua matar a cientos de personas?

A mitad del 1800 un devastador brote de colera se esparcía por el mundo terminando con la vida de 10.000 personas en un año solo en la ciudad de Londres. Uno de los barrios de la ciudad más golpeados por el brote fue el Soho, en el centro de la capital britanica, donde la gente había empezado a morirse a un ritmo muy acelerado.

En un trabajo de investigación meticuloso y en contra del reloj, el físico y médico John Snow (de no confundir con el famoso “Lord comandante de la guardia de la noche”) interesado en la trasmisión de las enfermedades, empezó a rastrear información sobre los fallecidos.

Tal vez John Snow no lucía así, pero sabemos que te lo estás imaginando de este modo.

Snow notó que los 500 muertos de colera en 10 días vivían o habían tenido contacto de algun tipo con la misma aréa y habían de una manera o otra tomado agua que se había sacado de una la misma bomba ubicada en la calle Broad Street (actualmente Broadwick Street).

No solo personas que vivían en las casas de los alrededores, sino personas que habían comido en los restaurantes cercanos e incluso transeuntes que se habian parado a tomar agua de la fuente.

Con esto veía reforzada una teoría que él estaba investigando, relacionada a que enfermedades como el colera se podían transmitir por el agua, y no por el aire como se creía en esa época. Sin embargo no lograba entender como la enfermedad entró en la bomba.

La respuesta llegó entrevistando a una mujer cuyo hijo había contraido la enfermedad desde otra fuente afuera del barrio. La mujer contó que solía limpiar los pañales de su fallecido bebé en la bomba de la calle Broad, y un día tiró uno de estos en un pozo ciego (que posteriormente se descubriría tenía perdidas) que se encontraba muy cerca. La consecuencia de este acto derivó en la muerte de 616 personas en unos pocos días.

A partir de ese momento se empezó a considerar el agua como posible trasmisora de enfermedades (y no solo el aire como hasta entonces) y a tener en cuenta la importancia del  saneamiento como medida preventiva.

Gracias a sus estudios e investigaciones, hoy en día se considera a Snow como el pionero de la epidemiología, la ciencia que se ocupa de estudiar el desarollo de las épidemias.

Actualmente, cerca del lugar donde se encontraba la bomba de agua, hay una copia en conmemoración de este trágico evento.