21 de diciembre de 2019

Que ver en Puglia, Italia (Apulia)

Al sur este de Italia se encuentra la región de Puglia. Conocida por muchos como el "taco de la bota", en alusión a la forma de la península italiana. Un lugar lleno de cultura y naturaleza. 

Esta región está llena de pueblos y ciudades dignos de conocer. A continuación, una lista de los principales destinos.

Bari

Su capital, muestra la variada influencia cultural de la región. Por ejemplo con el Castello Svevo, un castillo construido por Federico II, emperador del Sacro Imperio Romano durante el siglo XIII. La arquitectura muestra la influencia normanda en la región.

Hay que destacar Bari Vecchia, el casco histórico de la ciudad. Es en esta parte de Bari donde mejor se refleja la cultura y tradiciones de Puglia y el sur de Italia. Aquí es habitual ver a las mujeres del barrio realizando en plena calle algunas de las pastas típicas de la región, por ejemplo los orecchiette. 

También en Bari Vecchia se encuentra la Basílica de San Nicola di Bari, donde permanecen los restos de San Nicolás, un santo conocido por su simpatía por los niños y por dar regalos. Con el paso del tiempo, su figura será la base para la historia de Papá Noel. (Más sobre su historia en este enlace)


Polignano a Mare

Cerca de Bari podemos encontrar localidades costeras como Monopoli y Polignano da Mare. Esta última se caracteriza por estar construida sobre grutas marinas. Su sitio más famoso es la Lama Monachile o Cala Ponte, una entrada natural de agua ubicada entre dos acantilados, con una playa y desde donde es posible acceder a algunas de las grutas.


Grutas de Castellana

A poca distancia se encuentran las grutas de Castellana, que recorren cerca de tres kilómetros por debajo de territorio pugliese. Este complejo de cuevas tiene más de 90 millones de años, y en ella destaca La Tumba, la entrada natural a las grutas, que posee una profundidad de sesenta metros.


El Gargano

En el límite norte de la región se encuentra el Gargano, uno de los rincones más salvajes de Italia. Sus paisajes costeros, así como sus bosques, son la principal atracción. Y en él, ciudades como Peschici, de predominante color blanco, y Vieste, con su farallón blanco ubicado cerca de la costa. Además, esta última posee un muy bonito museo malacologico.

Del Gargano también merecen una mención los trabuchi, unas estructuras montadas sobre la costa que se utilizan para pescar. 



Castel del Monte

A mitad de camino entre el Gargano y Bari, y un poco alejado de las principales ciudades se encuentra Castel del Monte. Una increíble fortificación que maravilla por la perfección de su forma octogonal. Si bien, castillos y ciudades amuralladas hay muchos en Italia, la forma de este es de lo más llamativa. Esta también construida por Federico II.


Alberobello y el Valle de Itria

Más al sur encontramos una ciudad mágica como Alberobello. Esta fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por sus Trulli, unas construcciones cónicas que se cree que se realizan en la región desde tiempos prehistóricos. Estos se caracterizan por que sus techos se hacen sin ningún tipo de cemento o fijador. Se dice que estos se realizaban así para poder desarmarlos fácilmente y evitar pagar impuestos. 

A pesar de que este método de construcción tiene una tan larga historia, los trulli que pueden verse en la actualidad no son demasiado antiguos. Esto se debe a que para los pobladores parece ser más fácil derrumbarlos y hacer otros nuevos.

A decir verdad, Alberobello es la ciudad principal, pero estas construcciones pueden verse por todo el Valle de Itria, incluyendo sitios como Locorotondo y Martina Franca.


El Salento

La punta sur de Puglia, formando el taco de la bota de Italia, es el Salento, una península de increíbles playas y bellas ciudades. 

Lecce

Entre ellas se encuentra Lecce. También conocida como la “Firenze del sur” o la “Capital del barroco”. Esta ciudad es un museo al aire libre, ya que tanto en iglesias y palacios como en simples casas el estilo barroco que predomina la hace única. Todo esto construido en una tonalidad amarilla, por la piedra leccese, característica del Salento, y materia prima por excelencia.


Otranto

Al sur de Lecce se ubica Otranto, la ciudad más oriental de Italia. Dominada por el castillo Aragonés en su centro histórico. Y cerca de ella es posible ver la antigua cantera de Bauxita, la cual nos sorprenderá por sus colores.


Santa Maria di Leuca 

Es el punto más septentrional de Puglia. Es en este lugar donde el mar Adriático y el Jónico se unen. En ella destacan el faro, clave por su estratégica ubicación, y la Basílica de Santa María de Finibus Terrae, la cual se caracteriza por encontrarse fortificada.


Otras ciudades

También nos encontramos con la ciudad blanca de Ostuni y Gallipoli, donde la ciudad vieja se encuentra en una isla. Lo curioso que esto no siempre fue así, sino que fue separada intencionalmente del resto de Italia para que sea más fácil de defender en caso de una invasión.

Para terminar, no hay que olvidar a Brindisi, que cuenta con uno de los puertos más importantes del mar Adriático.


Grutas, construcciones únicas, playas increíbles, y una arquitectura sorprendente, son algunas de las cosas que se pueden encontrar en Puglia. Todo junto en una sola región.

A continuación, un video sobre esta increible región:


20 de diciembre de 2019

Salvador Dalí en Vicenza

Desde el 4 de septiembre de 2019, hasta el 26 de enero de 2020, La ciudad italiana de Vicenza viste de surrealista. Por sus calles fueron ubicadas varias obras del artista español Salvador Dalí.

Estas, desde el año 1989 circulan por distintas ciudades del mundo, principalmente europeas. y pertenecen a una colección denominada Universo Dalí, perteneciente a Beniamino Levi.

Las obras fueron colocadas en algunos de los puntos más emblemáticos de la ciudad.

Piazza dei Signori es la plaza principal de la ciudad. En ella se encuentra la Basílica Palladiana, y la logia del capitano, dos de los emblemas de Vicenza. 

En ella se concentran varias de las obras de Dalí.

La primera es El Elefante del Triunfo, ubicada junto a la Torre Bissara.


Bajo la Basílica se encuentra la Bailarina Daliniana.


Sin alejarse demasiado, en Piazza del Erbe está La Danza del tiempo I.


En sintonía con la anterior, en Piazza San Lorenzo colocaron La Danza del tiempo III.


Piazza Matteotti es el lugar donde se encuentra el Palacio Chiericati. Y allí es posible observar la Venus Espacial.


Entre corso Cavour y Palladio fue ubicado el Piano Surrealista.


Finalmente, en Piazza Essedra, muy cerca de la Estacion ferroviaria, fue colocada Homenaje a Terpsichore.


Podés ver un pequeño video sobre las obras acá:




13 de noviembre de 2019

Marche, la región desconocida de Italia (Las Marcas)

La región de Marche, ubicada en el centro de Italia, es posiblemente una de las partes menos conocidas del país. Una combinación de geografía e historia podría explicar el aislamiento que aún hoy padece esta región.

Lejos de las principales ciudades turísticas italianas, y sin la saturación de visitantes que hay en ellas, Marche ofrece hermosos lugares por descubrir.

A continuación voy a dejar algunas de las ciudades que se pueden destacar.

Ancona

Su capital Ancona, fue fundada por los griegos, para posteriormente ser conquistada por el naciente Imperio Romano.

Desde sus orígenes se estableció como una ciudad portuaria, llegando a ser una de las principales repúblicas marítimas de Italia a finales del siglo XII. Supo competir con Venecia por el control del mar Adriático, y actualmente sigue contando con uno de los mayores puertos del país.

Los restos romanos aún pueden verse en la ciudad, por ejemplo con el Arco de Trajano, un monumento de mármol (y originalmente con adornos de bronce) construido en 115 D.C. en honor al emperador. El mismo, de 18 metros de altura, fue erigido en aquel lugar para que pueda ser visto desde el mar, y sea una referencia para los marineros. Para ello, en su parte superior contaba con las esculturas de Trajano, su esposa y su hermana. El arco, es considerado uno de los monumentos romanos más importantes de la región.

Y también la influencia romana se puede ver en el antiguo anfiteatro. El mismo, como una parte del puerto, es de fines del siglo I A.C.. del periodo "Augusto", y se calcula que su capacidad era para 10.000 personas. Lamentablemente, su estado actual, hace que sea necesaria mucha imaginación para pensar su forma original. 



Cerca del arco de Trajano, se puede caminar por la muralla portuaria del siglo XIV, hasta llegar al arco Clementino, construido durante en la primera mitad del 1700 por Luigi Vanvitelli. Este fue pensado originalmente para montar en su cima una estatua del Papa Clemente XII (del cual Vanvitelli era su arquitecto oficial), aunque finalmente se la reubicó en Piazza del Plebiscito. (más de la historia de Ancona acá)

Otra obra de Vanvitelli es el Lazzaretto, un impresionante pentágono montado en el puerto. Su función fue de hospital, lugar de cuarentena, y depósito.

En la cima del monte Guasco, lugar donde se encontraba la vieja acrópolis de la ciudad, se encuentra la Catedral de San Ciriaco, santo patrono de la ciudad.

En el centro de la ciudad, hay que hablar de plaza Cavour, y muy cerca la hermosa Fontana del Calamo, con sus trece canillas.

No se puede dejar de mencionar el Parco del Cardeto, el área verde más grande de Ancona. En este, aparte de impresionantes vistas, es posible observar el cementerio judío, considerado uno de los más grandes y mejor conservados de Europa, y el antiguo faro de Ancona.




Parque del Conero

Al sur de Ancona se encuentra el parque del Conero, donde se encuentra el monte homónimo, uno de los puntos más altos de la costa adriática. Y junto a él, ciudades como Portonovo, Sirolo y Numana, muy populares en verano, pero con un gran encanto y tranquilidad en invierno.

El el parque es posible disfrutar de un poco de naturaleza, realizando algunas caminatas. Algo que en Italia, entre tantas ciudades y arquitectura, a veces queda bastante de lado.



Castelfidardo

Muy cerca de Ancona se encuentra Castelfidardo, una pequeña localidad que puede pasar desapercibida al turista promedio. Pero que cuenta con la particularidad de ser reconocida a nivel mundial por la fabricación de acordeones. (más de Castelfidardo acá)




Loreto

Siguiendo hacia el sur se ubica Loreto, uno de los lugares de peregrinación cristianos más importantes del mundo. Esto es porque en ella se encuentra la Basílica de la Santa Casa, lugar donde se encuentra la Virgen de Loreto (reconocida por su color negro), y donde se considera que está la casa de Nazaret donde vivió Jesús. 





Gradara

En el límite norte, en la región de Pesaro y Urbino, se encuentra el castillo de Gradara. Este se inició a construir en aproximadamente en 1150, y fue de gran importancia estratégica en la región. Por él transitaron muchas de las familias más importantes de Italia, como los Malatesta, Sforza, Medici, entre otras.



Urbino

En la misma provincia se encuentra Urbino, lugar de nacimiento de Raffaello, uno de los pintores más importantes del renacimiento italiano. 

También destaca por su increíble casco histórico, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad. En él se encuentra el Palacio Ducal, construido por Federico de Montefeltro, duque de Urbino de 1444 a 1482. El mismo es considerado una de las obras más importantes del renacimiento italiano.



Ascoli Piceno

Y para terminar, si hay una ciudad que le compite en belleza a Urbino es Ascoli Piceno, en este caso en el límite sur de Marche. Esta cuenta con algunas de las plazas más hermosas de Italia como Piazza del Popolo. También la ciudad supo tener alrededor de 200 torres medievales, de las cuales aún se conservan alrededor de cincuenta. (más de Ascoli acá)



18 de octubre de 2019

Qué ver (y comer) en Bruselas, Bélgica

Si estás pensando viajar a Bruselas, pero tenes poco tiempo y queres ver lo esencial y más conocido, este articulo cuenta con una lista de los lugares que el turista promedio no quiere perderse.

Y hablo de “promedio”, ya que Bruselas suele ser de esas ciudades que en los itinerarios de viaje se le suele dedicar un solo día, o como mucho dos. Y si bien, “se puede ver” en ese tiempo a decir verdad, no va a ser más que de un modo superficial.

Por eso, antes de empezar, aconsejo que si estás viajando tranquilo, y el tiempo no es un problema, no le dediques un solo día, sino que al menos dos.

Grand Place

El lugar por el que vas a pasar más de una vez, y es un gran punto de partida, es el Grote Market, o Grand Place. Esta es la plaza principal del casco antiguo de Bruselas, y el lugar donde se encuentra la ex casa del rey, y el viejo ayuntamiento de la ciudad. Aparte de las viejas casas de los gremios, de las cuales es difícil decir cual es más bonita. El ex ayuntamiento es el edificio más viejo, ya que fue construido en 1459, aunque algunos de los otros edificios que se conservan son el siglo XVII y XVIII.

Por esta plaza pasaron muchas reconocidas personalidades. Uno de ellos fue Karl Marx, quien en esta ciudad escribirá el Manifiesto Comunista.

Su paso por Bruselas es recordado en el restaurante ubicado en el edificio “El cisne” de la Grand Place. 

Otro exiliado político que acogió Bélgica fue el escritor francés Víctor Hugo, quien llegó en en 1852 y tuvo el privilegio de vivir en la Grand Place, en el edificio denominado “Le Pigeon” (La paloma). 

Es aquí también donde retomó un viejo manuscrito que se convertiría en su obra más famosa: Los Miserables. Esta obra será publicada por primera vez diez años después, también en Bruselas.

Si tenes pensado hacer un tour por la ciudad, la mayoría comienzan en esta plaza.





Estatuas famosas (y poco pudorosas)

También Bruselas se destaca por sus curiosas estatuas. Y sin dudas la más famosa y querida por los habitantes, es el Manneken Pis, el cual básicamente representa a un nene orinando. Para que no queden dudas en su interpretación, su nombre en idioma Flamenco (o Neerlandés) significa “hombrecito que orina”.

La estatua original fue creada en 1388, pero luego de muchos intentos de robos, en 1619 se colocó una copia, que es la que podemos ver actualmente.

Varias son las leyendas sobre su significado, entre ellas, la más difundida dice que la estatua es un homenaje a un niño que durante un asedio contra Bruselas, orinando sobre las cargas explosivas del enemigo, logró detener un ataque sorpresa que hubiese abierto un hueco en las murallas de la ciudad.

Este monumento es tan querido por los bruselenses que periódicamente realizan ceremonias donde visten al Manneken Pis, quien ya tiene más de 650 trajes diferentes. También en algunas ocasiones se reemplaza el agua que “orina” por vino, cerveza o alguna otra sustancia.


Pero los bruselenses no tienen solo a este niño, sino que él tiene una hermana, la Jeanneke Pis.

A diferencia del niño, ésta estatua es moderna, y fue creada por Denis-Adrien Debouvrie en 1985, e inaugurada en 1987. 


Si faltaba más, en los últimos años, para completar la trilogía, por las calles de Bélgica también es posible ver al Zinneke Pis, en este caso el que orina es un perro.


Iglesias

Vale la pena que aunque sea por fuera, te acerques a ver la Catedral gótica de San Miguel y Santa Gúdula. La  misma fue construida entre el siglo XIII y XV y es una de las iglesias más importantes de Bélgica.

Siguiendo con las iglesias, también aconsejo la de Notre Dame du Sablón, considerada una de las más bonitas de Bélgica.



Palacio real

Muy cerca del centro de la ciudad se encuentra el Palacio real, sede ejecutiva de la monarquía. En el palacio se encuentran las oficinas de los reyes, algunos ministerios, y habitaciones para recibir y acoger a diplomáticos que se encuentren en Bruselas. Aunque desde hace cien años los reyes ya no viven en él, sino en el Palacio de Laeken, fuera de la ciudad.

Junto al palacio se encuentra el Parque de Bruselas, o Parque Real. Este es el espacio verde más importante de la capital Belga.


Palacio de justicia

También merece la pena acercarse al Palacio de Justicia. Este, al momento de su construcción en 1883 supo ser el edificio más grande (en superficie) de la historia, siendo superior a la Catedral de San Pedro en el Vaticano.

Si se está recorriendo la ciudad con tiempo, se aconseja ingresar a visitarlo.

Hay que decir que el Palacio suele verse lleno de andamios y en constante reparación, esto se debe  a que por el peso del edificio y la inestabilidad del terreno tiene que estar permanentemente apuntalado.

Pero llegar al palacio merece la pena también porque tendremos una panorámica muy bonita de Bruselas. En ese lugar es posible bajar al barrio de Marolles en un curioso ascensor público.





Atomium

En Bruselas no solo las estatuas son particulares. Al mejor estilo “Torre Eiffel”, se decidió hacer una megaestructura para utilizar como pabellón principal de la Exposición Universal de Bruselas de 1958. Para ello eligieron realizar un átomo de hierro ampliado 165.000 millones de veces que cuenta con una altura de 102 metros. 

Con el paso del tiempo, el Atomium (nombre con el que lo bautizaron) fue atrayendo gran cantidad de turistas y terminó convirtiéndose en un símbolo de la ciudad. Si bien en su interior se realizan exposiciones, la mayor parte de la gente solo visita su exterior para sacarse una foto con este átomo gigante.



Parlamento Europeo

Un poco alejado del centro, se encuentra la sede del parlamento europeo. Esto se debe a que Bruselas, junto con Estrasburgo (Francia), son las sedes del Parlamento Europeo donde se realizan las sesiones plenarias. O sea donde transcurren los debates políticos de la Unión Europea a través de los Eurodiputados de cada país. 

En Bruselas en particular se llevan a cabo las reuniones de comisión y las sesiones plenarias adicionales. Esto significa que al menos una vez al mes la ciudad se llena de políticos de todo el bloque europeo que deciden la política de 28 países. 

El edificio de la Unión  Europea cuenta con la particularidad de poseer un centro de visitas denominado Parlamentarium, donde es posible informarse sobre la historia del parlamento y la Unión Europea.

En el mismo predio también se encuentra un impresionante museo de cinco plantas sobre la historia de Europa. En él ofrecen de manera gratuita tablets con guías audiovisuales que hacen muy llevadera la visita.



Comer y beber

Pero no todos son monumentos, si queres disfrutar Bélgica con el paladar. Este país se destaca por sus papas fritas (se consideran los inventores), por los waffles y el chocolate, por lo tanto no pierdas la oportunidad de probarlos. 



Y para tomar, los belgas son especialistas en cervezas. Eso sí, no vas a saber por dónde empezar con la gran variedad que vas a encontrar. Incluso, en Bruselas se encuentra el Delirium cafe, que posee el record mundial Guinness por ofrecer más de 3000 variedades de cervezas de todo el mundo.