13 de noviembre de 2019

Marche, la región desconocida de Italia (Las Marcas)

La región de Marche, ubicada en el centro de Italia, es posiblemente una de las partes menos conocidas del país. Una combinación de geografía e historia podría explicar el aislamiento que aún hoy padece esta región.

Lejos de las principales ciudades turísticas italianas, y sin la saturación de visitantes que hay en ellas, Marche ofrece hermosos lugares por descubrir.

A continuación voy a dejar algunas de las ciudades que se pueden destacar.

Ancona

Su capital Ancona, fue fundada por los griegos, para posteriormente ser conquistada por el naciente Imperio Romano.

Desde sus orígenes se estableció como una ciudad portuaria, llegando a ser una de las principales repúblicas marítimas de Italia a finales del siglo XII. Supo competir con Venecia por el control del mar Adriático, y actualmente sigue contando con uno de los mayores puertos del país.

Los restos romanos aún pueden verse en la ciudad, por ejemplo con el Arco de Trajano, un monumento de mármol (y originalmente con adornos de bronce) construido en 115 D.C. en honor al emperador. El mismo, de 18 metros de altura, fue erigido en aquel lugar para que pueda ser visto desde el mar, y sea una referencia para los marineros. Para ello, en su parte superior contaba con las esculturas de Trajano, su esposa y su hermana. El arco, es considerado uno de los monumentos romanos más importantes de la región.

Y también la influencia romana se puede ver en el antiguo anfiteatro. El mismo, como una parte del puerto, es de fines del siglo I A.C.. del periodo "Augusto", y se calcula que su capacidad era para 10.000 personas. Lamentablemente, su estado actual, hace que sea necesaria mucha imaginación para pensar su forma original. 



Cerca del arco de Trajano, se puede caminar por la muralla portuaria del siglo XIV, hasta llegar al arco Clementino, construido durante en la primera mitad del 1700 por Luigi Vanvitelli. Este fue pensado originalmente para montar en su cima una estatua del Papa Clemente XII (del cual Vanvitelli era su arquitecto oficial), aunque finalmente se la reubicó en Piazza del Plebiscito. (más de la historia de Ancona acá)

Otra obra de Vanvitelli es el Lazzaretto, un impresionante pentágono montado en el puerto. Su función fue de hospital, lugar de cuarentena, y depósito.

En la cima del monte Guasco, lugar donde se encontraba la vieja acrópolis de la ciudad, se encuentra la Catedral de San Ciriaco, santo patrono de la ciudad.

En el centro de la ciudad, hay que hablar de plaza Cavour, y muy cerca la hermosa Fontana del Calamo, con sus trece canillas.

No se puede dejar de mencionar el Parco del Cardeto, el área verde más grande de Ancona. En este, aparte de impresionantes vistas, es posible observar el cementerio judío, considerado uno de los más grandes y mejor conservados de Europa, y el antiguo faro de Ancona.




Parque del Conero

Al sur de Ancona se encuentra el parque del Conero, donde se encuentra el monte homónimo, uno de los puntos más altos de la costa adriática. Y junto a él, ciudades como Portonovo, Sirolo y Numana, muy populares en verano, pero con un gran encanto y tranquilidad en invierno.

El el parque es posible disfrutar de un poco de naturaleza, realizando algunas caminatas. Algo que en Italia, entre tantas ciudades y arquitectura, a veces queda bastante de lado.



Castelfidardo

Muy cerca de Ancona se encuentra Castelfidardo, una pequeña localidad que puede pasar desapercibida al turista promedio. Pero que cuenta con la particularidad de ser reconocida a nivel mundial por la fabricación de acordeones. (más de Castelfidardo acá)




Loreto

Siguiendo hacia el sur se ubica Loreto, uno de los lugares de peregrinación cristianos más importantes del mundo. Esto es porque en ella se encuentra la Basílica de la Santa Casa, lugar donde se encuentra la Virgen de Loreto (reconocida por su color negro), y donde se considera que está la casa de Nazaret donde vivió Jesús. 





Gradara

En el límite norte, en la región de Pesaro y Urbino, se encuentra el castillo de Gradara. Este se inició a construir en aproximadamente en 1150, y fue de gran importancia estratégica en la región. Por él transitaron muchas de las familias más importantes de Italia, como los Malatesta, Sforza, Medici, entre otras.



Urbino

En la misma provincia se encuentra Urbino, lugar de nacimiento de Raffaello, uno de los pintores más importantes del renacimiento italiano. 

También destaca por su increíble casco histórico, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad. En él se encuentra el Palacio Ducal, construido por Federico de Montefeltro, duque de Urbino de 1444 a 1482. El mismo es considerado una de las obras más importantes del renacimiento italiano.



Ascoli Piceno

Y para terminar, si hay una ciudad que le compite en belleza a Urbino es Ascoli Piceno, en este caso en el límite sur de Marche. Esta cuenta con algunas de las plazas más hermosas de Italia como Piazza del Popolo. También la ciudad supo tener alrededor de 200 torres medievales, de las cuales aún se conservan alrededor de cincuenta. (más de Ascoli acá)



0 comentarios:

Publicar un comentario