22 de junio de 2013

Ascoli Piceno, una ciudad olvidada detrás de los Apeninos.

Al llegar a la ciudad, el dueño del hostel donde me hospede dijo: "Ascoli es una ciudad que no se puede recorrer en un día, se necesitan por lo menos cinco". No se si tantos, pero ¿como decirle que estaba exagerando, cuando nosotros mismos estábamos durmiendo en una antigua torre medieval?.

Al bajar del tren, Ascoli parece una ciudad normal, pero solo basta cruzar un puente para comenzar a pensar que si no fuera por los autos y artefactos modernos, el mismo te teletransporta en el tiempo. Mientras se lo cruza, mirar a la izquierda, representa ver otro puente, el antiguo “Ponte Romano di Augusto” , y seguir avanzando, es como volver a la edad media, donde las construcciones color blanco, hacen identificar la piedra Travertina característica de la región.  




Esta ciudad del sur de Marche (casi en el limite con Abruzzo) tiene una historia llena de luchas internas y externas, habiendo resistido varias conquistas, inclusive por varios años la Romana, hasta finalmente caer bajo su dominación. En 89 aC, después de un largo asedio, el general romano Pompeyo Estrabón conquistó la ciudad, matando a los líderes de la revuelta y enviando al exilio sus habitantes.

La antigua ciudad contaba con alrededor de 200 torres, las cuales eran edificios militares que fueron utilizados para representar el poder de las familias a las que  pertenecían. En 1242, Federico II, en ese momento emperador del Sacro Imperio Romano, destruyo 91 de ellas. Aún así, hoy dia se pueden ver cerca de 50 distribuidas por toda la ciudad, muchas convertidas en casas, o campanarios de iglesia. Un dato NO MENOR, es que parece que los constructores del primer milenio no se percataron que el WIFI traspasa muy débilmente las paredes con las que fueron construidas las torres (Dato a tener en cuenta si se alojan en una).






Ascoli no solo impresiona por sus torres, sino que también cuenta con algunas de plazas más bellas y mejor conservadas de todo Italia.

"Piazza Arringo", se ubica junto a la Catedral de la ciudad, San Emidio. En ella se encuentra el centro comunal, y durante algunos días es posible ver una feria que ocupa toda la plaza.




"Piazza del popolo" es considerada una de las mejores plazas de Italia. Allí podemos observar el Palazzo dei capitani, antigua residencia del capitán del pueblo, alcaldes y gobernantes papales. En 1535 un incendio lo destruyo completamente, pero se restauro con el mismo aspecto que tenia en la primera mitad del 500.





En la ciudad también se ubica el museo arqueológico Piceno, al cual no ingrese porque en Ancona visite el "Museo arqueológico de Marche" donde aparte de restos Romanos y Griegos, gran parte del mismo es ocupado por la cultura Picena.

Ciertamente Ascoli no se puede recorrer en un día. Para poder visitarla bien (y tranquilo) considero que son necesarios dos. Aún así, si el tiempo no alcanza, se merece al menos un paseo por sus plazas.

Como también me dijo el dueño del hostel, Si Ascoli no es tan conocida, es porque se encuentra lejos de Roma, y en una región relegada al olvido por muchas décadas.




¿Como llegué?

Desde Ancona, en tren. Primero se debe llegar a San Benedetto de Tronto, y luego combinar con el tren a Ascoli.

¿Donde me dormí?

Ostello De' Longobardi.
Via dei Soderini 26
Precio habitacion compartida: 15 euros

El hostel pertenece a la red de Hostels "Hostelling International", y al mismo tiempo, si no comprendi mal, asi como otros, es respaldado por el ministerio de la juventud de Italia, buscando fomentar actividades culturales, artisticas etc. Supongo que estas dos respaldos, generan un precio un poco mas economico, ya a diferencia de otros donde me aloje, resulta ser más accesible.
Como dije, la habitación es compartida, y me gusto por encontrarse dentro de la torre (Si bien se duerme en la planta baja). Como punto en contra, durante mi estancia no habia internet (según el dueño porque estaban cambiando de compañia), y la señal de celular no es buena.

0 comentarios:

Publicar un comentario