11 de diciembre de 2013

¡Goodbye Londres! [Agosto 2013]

Si bien es cierto que llegue a esta gran ciudad con objetivos distintos a los habituales (Esta vez me establecería un tiempo más prolongado, para mejorar mi casi nulo ingles, y poder trabajar un poco para financiar el viaje), después de alrededor de un mes y medio, me voy de Londres, no con la sensación de tristeza de dejar la ciudad, sino con un sentimiento de alivio.
A medida que fue surgiendo la idea de establecerme brevemente aquí, también surgieron las contradicciones, ya que desde antes de iniciar el viaje, tenia planificado quedarme un breve tiempo en alguna ciudad que me guste, pero ni por lejos, se me pasaba por la cabeza la capital inglesa. Tuve mis razones para venir: se consigue trabajo fácilmente, sin lugar a dudas es el mejor lugar para aprender ingles, y la suerte de que me alojen. Pero también por algunos motivos tenia en claro que un poco de esfuerzo iba a tener que hacer: El clima no es el ideal para disfrutar el verano europeo (durante mi estadía, se registraron las temperaturas más altas desde 1776), la falta de comunicación (aunque eso se debía mejorar con el tiempo, ya que era mi objetivo), volver a retomar el ritmo laboral después de algunos meses, eran algunos de los puntos en contra que imaginaba tener que enfrentar.



¿Porque alivio? ¿La pasé mal?

Desde que llegue a la ciudad no pude haber sido tratado mejor. Comenzando por German, que fue quien decidió alojarme, y me ayudo muchísimo tanto en tramites y consejos, como a brindarme todo lo necesario para que me sienta cómodo. Una larga lista de personas hicieron que mi estadía sea lo más agradable posible, y me ayudaron en muchísimas cosas. Pero, como ya me habían advertido, a la lista de "contras" que le encontraba a la ciudad se sumo otro: al ser mes de vacaciones, los cursos de ingles (por lo menos los gratuitos) se encuentran cerrados, y en los trabajos muy pocos contratan gente.
A las tres semanas de llegar, conseguí un trabajo de dos horas diarias, lo que me ayudo a que casi no pierda el dinero con el que llegué, pero recién en septiembre tenia garantizado sumar más horas. También empecé un curso de ingles, pero enganche las dos ultimas clases, y recién en septiembre retoman. Por lo tanto, mucho no avance en mis dos objetivos.



Y ante mis dos preguntas iniciales, es un alivio poder irme, ya que si bien, encontré gente maravillosa, y aprendí muchísimo, considero que en algunos momentos la pase mal, al punto de preguntarme ¿Para que estoy acá? A veces, solo esperando que avancen los días para poder irme. Pero finalmente llegue a la conclusión de que nada me retiene, si estoy haciendo este "esfuerzo" es por que quiero. Y Como no veo la necesidad de "pasarla mal" ya que no es mi objetivo del viaje, decidí avanzar. Mis próximos objetivos serán dentro del Reino Unido, aunque no tengo una ruta, sino que me improvisare.
Me voy de Londres contento por la gente que conocí, por las cosas que aprendí, y convencido también, que esta ciudad fue un punto de quiebre, ya que a partir de ahora, mi viaje sera distinto.



Conocí mucha gente, e interactué con Argentinos, Italianos, Franceses, Portugueses (y cuantos!), Ecuatorianos, Bolivianos, Nigerianos, colombianos, Turcos, Kasajistanos, Iranies, Espaňoles, Mexicanos, Escoceses, Suizos, srilanquéses, y algún que otro Ingles... En Londres parece difícil ver un Ingles.

No será la última vez que pase por acá, ya que antes de irme de la isla, volveré a visitar esta gran ciudad. Pero seguramente será una corta visita.
Si quiero buscar algo positivo, vine a aprender un poco de ingles, y definitivamente, gracias a mis compañeros de casa, ¡mejore mis conocimientos de Portugués!