14 de octubre de 2013

¡Hello England! Un Londres no turístico. [Junio 2013]


Mi llegada al Reino Unido, se anticipo bastante. Si bien no tengo un itinerario fijo, lo que inicialmente fue pensado como un ascenso gradual por Europa, se convirtió en un vuelo directo al norte del continente.
Desde comienzos del viaje, mi plan incluía asentarme un pequeño tiempo en alguna ciudad, pero nunca imagine que seria la capital Inglesa. Los motivos de la decisión fueron aprender ingles, y la facilidad con la que se consigue trabajo.
El viaje lo realice por Ryanair, una empresa aérea de bajo costo, donde se resigna algunas comodidades como pueden ser la comida, aterrizar en aeropuertos principales, y no poder llevar más que un equipaje de mano (o en su defecto pagar extra), a cambio de precios extremadamente bajos.
A pesar de tener que abandonar mi mochila, la bolsa de dormir y otros objetos hasta el momento claves para mi, logre subirme al avión con una maleta que superaba el tamaño máximo, y con 4,5 kgs de sobrepeso.

Llegada a la ciudad

Mi llegada seria al aeropuerto de Stansted, el tercer mas importante de Londres. Ni bien aterrizamos, comencé a notar las primeras diferencias con Italia: Mis dolares y euros poco valen frente a las Libras Esterlinas (1Libra = 1,7499 U$s), y el café no es en miniatura, sino un vaso estilo "Mc Donalds".
Luego de esperar algunas horas en el aeropuerto hasta que amanezca, me dirigí a Victoria Station para encontrarme con Germán, un argentino que hace bastante tiempo se encuentra viajando por Europa, y actualmente lleva varios meses en Londres.




Un Londres no turistico

Si tenemos que pensar en Londres, seguramente se nos vendría a la mente sus edificios históricos, el Tower Bridge, El big Ben, el palacio de Buckingham, los característicos buses rojos de dos pisos, sus taxis,etc. Si sacamos esos edificios y el turismo, tendríamos la imagen de como es Plumstead (Distrito de Greenwich), un barrio típico londinense, ubicado a unos 16 kilómetros del centro, donde momentáneamente me encuentro viviendo.
Este nombre antiguamente fue utilizado para llamar a las tierras pertenecientes a la Abadia de San Agustin, pero con el tiempo, y el aumento de la población, la superficie se iria ampliando. Para quienes les guste el futbol, aquí jugaba el Arsenal F.C. hasta comienzos de 1900 bajo el nombre de Royal Arsenal y Woolwich Arsenal.





No podemos irnos de Londres sin visitar el Big Ben, la Abadía de Westminster, los museos, etc. Pero, como en cualquier ciudad, tomarse un bus y alejarse un poco del circuito turístico, permite ver "el detrás de cámaras" del lugar donde nos encontramos.
Si bien es el corazón del poder económico mundial, y la ciudad cuenta con gran cantidad de zonas residenciales (como Nothing Hill), no significa que los sectores y barrios más humildes no existan. En ambos se puede ver la vida Londinense fuera del los circuitos turísticos. Barrios prácticamente habitados por inmigrantes, las coloridas ferias, los parques y fabricas, son parte del día a día de los habitantes de esta cosmopolita ciudad.






Hace una semana que me encuentro en la ciudad, y a diferencia del calor de Italia, acá si no llueve, esta nublado. Hasta el momento, Londres rompe con mi normativa veraniega de cielo despejado y sol. Pero imaginarla con otro clima, también seria estar imaginando otra ciudad.

0 comentarios:

Publicar un comentario