7 de agosto de 2013

Siracusa, la ciudad de Arquimedes.

"El Arquimedes que se menciona en la ciudad es el del teorema? pregunta Rafa, un Argentino decidido a recorrer el mundo mientras pinta. 
"Asi es, es el mismo, Arquimedes nació en Siracusa" responde Dino, Siciliano, arqueólogo, que se dedica a realizar restauraciones en el bellisimo museo de la ciudad. 
Yo me acordaba de Arquimedes, no del teorema, pero escuchaba atentamente, y pensaba en estas tierras, con su isla Ortigia, que alguna vez fueron habitadas por los antiguos griegos.

Llegada a Siracusa

Luego de comer, me quede en Piazza Archimede, haciendo un poco de tiempo, hasta que sea la hora acordada para el encuentro con Dino y Helene, quienes me hospedarían. Sentado en la plaza, comienzo a escuchar a un hombre hablando por teléfono, parecía que en Italiano, por momentos en ingles, pero mucha atención no le preste. Lo llamativo es que cuando se despide, sus palabras me hacen notar que le salio de adentro el "Argentino". Segundos después, pasa por delante mio y me hace un gesto de desaprobación y desagrado por mi remera (de Boca Juniors), claramente era argentino, y muy posiblemente de Riber (no, no es un error ortográfico, la B es una mancha que no se borra). Un argentino más pensé, y me dirigí a casa de mis anfitriones.
Una vez en casa de Helene y Dino, nos presentamos, conversamos un poco, y luego como ellos regresaban a trabajar, aproveché para dormir un rato. Ese rato terminaría siendo una larga siesta.
Al despertarme, todavía en un estado bastante sonámbulo, comienzo a escuchar voces, entre ellas, una que intercalaba palabras en ingles, con portugués, algunas (muy pocas) de italiano. Con la puerta de la habitación abierta, miro hacia el comedor, y para mi sorpresa, en la casa estaba el Argentino que había encontrado horas antes! Rafa, también de visita en la ciudad, había sido invitado a hospedarse en la misma casa. Paradojicamente, estos dos argentinos que buscamos esquivar presencia compatriota, terminaríamos alojados bajo el mismo techo Siciliano.


Esa noche continuamos presentándonos y contando un poco de nuestras vidas. Helene, es Francesa. De joven comprobó que lo suyo era el arte. Con unas amigas llegó de vacaciones a Siracusa, pero a diferencia de ellas, decidió que había encontrado su lugar en el mundo. Actualmente se dedica a pintar, y tiene un negocio donde vende sus obras.
Dino nació en Palermo. Estudió arqueología, y se mudó a Siracusa, donde trabaja de restaurador en el museo Arqueológico de la ciudad. Él, me hace reflexionar sobre la historia de la ciudad, cuando le muestra a Helene un antiguo objeto griego que encontró mientras caminaba por un campo. "Acá si excavas un poco seguro algún resto arqueológico encontrás" nos comenta mientras vemos lo que parecía ser un colgante.
Pero la historia que más nos llamaría la atención es la de Rafael. Nació, y vivió en Buenos Aires, llevando adelante una vida como la de cualquier persona, estudió, formó una familia y tenía un trabajo estable. Pero a los cincuenta años, separado de su mujer, y con todos sus hijos siendo adultos, optó por dejar todo e irse a vivir a una playa en Brasil. Luego, cinco años después, decidió salir a recorrer el mundo realizando lo que lo apasiona: Pintar.
Después de las presentaciones, llego el momento de hablar sobre la ciudad. Tanto a Rafa como a mi, nos intrigo el nombre de la plaza donde nos cruzamos. Detalle no menor, ya que la misma se llama así en honor a Arquimedes de Siracusa, famoso principalmente por su teoria, que explica la flotación de un cuerpo en el agua. Durante toda la tarde, habíamos caminado por la ciudad con Rafa, por todos lados se sentía que esto en algún tiempo no era Roma, no era Italia, sino Grecia.

Segundo día

Anfiteatro Romano
Teatro Griego
Me encamine para conocer los restos griegos de la antigua ciudad, hoy ubicados en museos y atrás de rejas con el cartel que indican cuanto pagar por atravesarlas.
Ni bien ingrese, el primer monumento que encontrare no era griego, sino romano, un antiguo circo/anfiteatro. No esta al nivel de los vistos en Roma o Lecce, pero era la bienvenida para ver la principal atracción: El anfiteatro Griego. En sus tiempos, era uno de los principales teatros de la isla.
Me lleve una decepción al llegar y encontrarme con que la estructura de piedras se encuentra recubierta de tablones, cubriendo el aspecto original. Aunque luego de esta primera imagen, logré comprender lo impresionante de que más de 2000 años después de su construcción, el anfiteatro sigue funcionando, realizándose espectáculos allí.
Pero si en el teatro me encontré una decepción, debo admitir que el museo me generaría la sensación contraria. En este momento recordé las palabras de Dino cuando hacia referencia a la facilidad de encontrar restos arqueológicos en la ciudad y sus alrededores. El museo era una muestra clara de esto, donde seguramente antes de llegar no podríamos imaginarnos que esta pequeña ciudad, ubicada casi en el punto más austral de Italia, cuente con tantos miles de objetos griegos,romanos, y otras civilizaciones que habitaron la región.



Esta tarde, y el día siguiente, coordine para encontrarme con algunos miembros de couchsurfing. Primero con Alu y Sabastian. Una Italiana y una Argentino que se conocieron en Roma, y ahora trabajan en la heladería del Padre de Alu.

Ultimo día: Cavagrande

Luca, un guía de senderismo, me llevo a conocer Cavagrande, una reserva natural ubicada en el cañón por el cual circula el río CassabileAquí es posible  ver una abundante vegetación, algo no tan común en esta isla tan cercana a África, un gran numero lagos, y cuevas habitadas desde el ciclo X a.c.


Una desinformación hizo que me vea obligado a retrasar una noche mi salida, pero también que pueda disfrutar más la ciudad, y la compañía de esta adorable pareja que me hospedo,y de mi compatriota Rafa.
Las poco comunicadas carreteras Sicilianas, me llevaron a regresar a Catania, para desde allí trasladarme a Agrigento. Mientras tanto, Helene y Dino intentarían conseguir un barco para que Rafa se crucé a Grecia, y desde allí continuar su viaje a Oriente.

0 comentarios:

Publicar un comentario