29 de junio de 2013

Murales de Peschici.

A pesar de algunas criticas que realicé a la ciudad de Peschici, por la suciedad de sus playas. Algo que llamo mucho mi atención, son los murales que se encuentran distribuidos por el pueblo.

Sus vivos colores hacen que algunos de ellos, al verlos desde lejos, generen un efecto de creer que son ventanas, puertas, e inclusive calles de verdad.

No hace falta muchas palabras más, ya que con las imágenes es suficiente para poder ver la magnifica creatividad de los pobladores que llenan de color la ciudad.




25 de junio de 2013

Relatos del Gargano...

Martes 14 de mayo

Me encontraba en Termoli. Claramente no es una ciudad grande, pero se ubica sobre la ruta estatal 16, que atraviesa prácticamente toda la costa Adriática Italiana de Norte a sur, alguna ventaja tenia que tener. Había pensado dirigirme a una primer ciudad, más tarde me confirmarían que es la única opción posible, el Gargano esperaba, pero primero San Severo. Claro, me lo confirmaron en la misma estación, ya que en mi segundo día en Térmoli, a pesar de encontrarse abierta, nunca pude ubicar a quien atiende la oficina de información turística.

Salí tarde, todavía no me acostumbro a levantarme "bien" temprano, agarrar las cosas, y sin dar muchas vueltas enfocar hacia mi ciudad objetivo. Las monjas que me hospedaron en Térmoli, me habían dicho que podía retirarme a la hora que quisiera, y aprovechando que tenia libertad con el "Check out", termine saliendo después del mediodía. El tren recién pasaba 16:30. Durante el tiempo de espera hasta su salida, intente realizar autostop. Parece que Italia no es un país muy acostumbrado a que realicen "dedo", ya que a los pocos minutos tenia a la policía pidiéndome los documentos. Tambien reconozco no tener en cuenta que me encontraba demasiado cerca de la ciudad. Finalmente desistí y volví al tren. Es el mismo que a Foggia, pero San Severo se encuentra a mitad de camino, 3,80 euros hasta allá.

Mientras viajaba pensaba como llegar a Peschici, mi próximo destino, si autobús, tren, las dos, o ninguna. En San Severo, hice combinación con el tren del Gargano, el cual indicaba a mi ciudad de destino, como ultima estación. Aún así, mis dudas continuaban, ya que en el mapa del celular no veía ninguna vía ferroviaria que llegue hasta allá.

El Gargano

Durante todo el camino, en el Gargano solo se ven campos, algunos cosechados y otros no, montañas repletas de arboles, y salvo cuando la ruta se desvía un poco, el mar cada vez más celeste. Esta región, como muchos dicen, todavía parece ser bastante salvaje.

Todas mis dudas se despejaron cuando desde donde para mi GPS terminaba el ferrocarril, se iniciaba una vía invisible, solo existente en la realidad, que me dejaría muy cerca del "paese"(o ciudad vieja) de Peschici, y donde, a los cuatro o cinco que quedábamos en el tren,  nos esperaría un autobús para hacer los últimos kilómetros.

Peschici

Estaba decidido a acampar. Al poco tiempo de tomar el autobús, noté que pasamos por el camping que encontré en Internet. Pensé en decirle al conductor si se detiene allí por mi,y mientras me decido, frena para que se baje un pasajero, era mi oportunidad, pero había un problema, comí muy poco en todo el día, y primero tenia que pasar por el pueblo a comprar algo.

Finalmente en Peschici, lo primero que hago es buscar donde comer. Luego, pido instrucciones y me dirijo al camping, el primero al que estoy llegando sabia que era bastante más caro que otro visto, así que retomo y me dirijo al que observe en Internet. Claro, esta vez puse el GPS, ya que estaba cansado de caminar. Después de casi 2 km, finalmente llegué. Adentro había restaurante las 24 hs, capaz si me bajaba directamente del autobús podía comer por el mismo precio, y ahorrarme la caminata. 



Miércoles 15 de mayo

Hoy me desperté un poco más temprano, para poder aprovechar mejor el día. Compruebo que en todo el camping, soy el único en carpa, todos están en casas rodantes, y aún más, todos eran alemanes. 

Antes que nada, desayuno y lavo toda la ropa sucia. Después me dirijo a la playa. El agua era transparente, pero llena de medusas. Me lleve una primer decepción, ya que había mucha basura en la orilla del mar y en el agua, pero como se encontraban limpiando la arena, lo tome como algo provisorio.

Llegue a la ciudad luego de una larga y alta escalera, y la bienvenida al centro me la da el castillo del pueblo con su cartel de "Vendesi" (Si, se vende el castillo), luego de visitar un poco, me dedique a conseguir una hornalla portátil a gas (que la pague más caro que si la compraba en Argentina a dolar blue).
De vuelta en el camping -con mi cocina- me decido a comer. Todos mis vecinos con sus transportes, se encontraban cocinando en grandes hornallas, y comiendo sobre mesas, y yo tratando de hacer lo mejor posible en el piso, y luchando contra el viento que apagaba la hornalla.

A esta altura del día ya lo había confirmado: Eran todos Alemanes, y no solo eso, por lo menos mis vecinos mas cercanos, ninguno hablaba italiano, mi pregunta era: Estamos en un camping en Italia, yo hablo italiano, todo el resto Alemán,¿El que esta mal soy yo?.  

Vuelvo al pueblo, otra vez a subir todas las escaleras. El tiempo se ponía feo, parecía que en cualquier momento llovía, aún así era necesario ir.

A mi retorno, me terminaría de decepcionar, las playas seguían igual de sucias. 
Ya se termina el día, por la mañana me voy de este pueblo perdido en la punta de la espuela de la bota, no me puedo quejar de la tranquilidad, pero si pensando en que a pesar de que falte poco más de un mes para que comience la temporada de verano, la suciedad en las playas se podría evitar, ya que no todo era caracoles, ramas, y medusas (lo cual seria normal) sino plásticos, botellas, y todo tipo de desechos humanos, muchos claramente colocados de manera intencional entre las piedras. En temporada seguramente el pueblo será paradisíaco, con sus increíbles playas de agua transparente, ahora para los pocos que venimos, el panorama es otro.






Jueves 16 de mayo.

Vieste

Finalmente, la lluvia que tanto esperaba ayer, llegaría justo en el momento de desarmar la carpa. Este retardo genera que en lugar de tomar el bus de las 10 am. llegue al de las 13.

Al llegar a Vieste, la dueña del camping confirma mis sospechas: En esta época del año, los turistas del Gargano son todos Alemanes, Austriacos, y muy pocos Italianos.

Vieste es aquella ciudad que primero aparece cuando uno busca imágenes del Gargano. Fácil de identificar por la gran roca blanca ubicada pocos metros dentro del mar, formando una imagen de postal.

Hoy el día no es hermoso, el mar golpea con fuerza contra la costa, y por momentos resulta difícil caminar. Aún así no llueve. 
Debo admitir que algo cambio, la limpieza de la ciudad y las playas, es inmensamente superior a Peschici.

No recorrí mucho, solo el "museo malacologico de Vieste", un lugar lleno de ejemplares marítimos de todas partes del mundo. Al mismo se puede ingresar de manera gratuita, ya que es mitad museo, mitad negocio de recuerdos. Si se desea comprar algún recuerdo "natural", claramente este es el lugar.







Viernes 17 de mayo

No hay dudas, para conocer las playas del Gargano, la mejor temporada es el verano. El tiempo continua inestable, pero sigue sin llover.

Hoy puedo apreciar mejor Vieste, una ciudad construida sobre una gran roca que sobresale del mar. Se dice que lleva este nombre en honor a Vesta, la mujer de Noé (Si, el del arca), quien luego del diluvio habría llegado a este lugar para pasar el resto de su vida. Seguramente es como todas las historias, cuando llegue a otro pueblo me dirán que me encuentro en el destino de Noé, y en otro lo mismo, y lo mismo...

Su casco antiguo, posee una notable belleza, pero a pesar de esto, no se destaca de otros que se pueden encontrar en Italia. Su principal atractivo, el Castillo, actualmente pertenece al ejercito, por lo que esta prohibido su ingreso. Sinceramente pasé por delante de él, y si no me decían ni me enteraba que era ése.




Sábado 18 de mayo

Me voy. Y si, como no podía ser de otra forma, el día es hermoso, el agua y el cielo más azul que nunca, pero repito: Me voy.

Me voy en parte desilusionado, creo que vine a buscar esa imagen de postal, y me equivoque de fecha. Pero aún así, el Gargano es increíble, este "espolón de la bota" claramente es la región salvaje de Italia. Donde a pesar de los avances, de las carreteras y trenes, todavía parece lejana.

En el Gargano se pueden hacer kilómetros y kilómetros de playas inhóspitas. Cada tanto aparecen Peschici, Vieste y otros pueblitos costeros, que difícilmente se pueda comprender como llegaron hasta allí, y mas difícilmente, como es posible que entre tantos kilómetros de casas distanciadas, y plantaciones que parecen de nadie, repentinamente aparecen estas ciudades/pueblos, preparadas para el aluvión de turistas veraniegos.

23 de junio de 2013

Teramo: Mi primer experiencia en Couchsurfing.

A veces no es necesario visitar una ciudad por algún monumento histórico, una playa, o algún atractivo turístico.

Este es el caso de Téramo, ciudad de la región de Abruzzo de alrededor de 50.000 habitantes, a la que a pesar del:"¿Para que vas a ir a Téramo?" decidí llegar luego de visitar Ascoli Piceno, y antes de tomar la decisión si continuar por Aquila, internandome en el Parque Nacional Gran Sasso, o viajar directamente a la ciudad costera de Pescara.

En verdad, para ser más exacto, visite Téramo, pero dormí en un pueblo cercano de cerca de 10.000 habitantes, llamado Montorio al Vomano, una de las puertas de entrada al Parque Nacional del Gran Sasso.

Repito que no es necesario encontrar algún atractivo turístico, ya que destaco Téramo por ser la ciudad donde realicé mi primer experiencia con Couchsurfing (Resumidamente, una pagina de internet, mediante la cual se puede encontrar ayuda de gente local de muchas ciudades del mundo, ya sea en alojamiento, consejos, juntarse a tomar algo, etc.).






Mis anfitriones fueron Iva y Mirio, élla croata, él italiano, de Montorio. Para ellos también era su primera vez en Couchsurfing.

Ni bien llegamos, me llevaron a conocer el centro histórico de Téramo, y a tomar un helado.

Luego, nos dirigimos a su casa en Montorio, para comenzar a preparar las pizzas para la noche.

Después, aprovechando que había que comprar algunos ingredientes, fuimos a conocer Montorio. Ni bien salimos del departamento, Mirio me hizo mirar las montañas, y entre algunas nubes que lo tapaban, señala "El Gran Sasso", el pico más alto de los Apeninos.

Durante la caminata, aporta un dato importante para mi, este pequeño pueblo, en épocas del  fascismo de Mussolini, logro liberarse, y declararse independiente del gobierno, antes de la caída del dictador.

Por la noche, luego de comer, me llevaron a los bares de Téramo, a pasar la noche con sus amigos.

Como dije, este post, de esta ciudad, no tenia el objetivo de hablar de lo que ví, sino de dos personas, que aunque solo pude conocer por un día, no solo me abrieron las puertas de su casa hospedandome, me hicieron sentir uno más entre sus amigos, conocer sus costumbres, y notar por primera vez en el viaje (y principalmente realizándolo solo), que en el mundo hay gente que se maneja más allá del dinero, del egoísmo, e incluso del miedo a (o a los) desconocido/s.




22 de junio de 2013

Ascoli Piceno, una ciudad olvidada detrás de los Apeninos.

Al llegar a la ciudad, el dueño del hostel donde me hospede dijo: "Ascoli es una ciudad que no se puede recorrer en un día, se necesitan por lo menos cinco". No se si tantos, pero ¿como decirle que estaba exagerando, cuando nosotros mismos estábamos durmiendo en una antigua torre medieval?.

Al bajar del tren, Ascoli parece una ciudad normal, pero solo basta cruzar un puente para comenzar a pensar que si no fuera por los autos y artefactos modernos, el mismo te teletransporta en el tiempo. Mientras se lo cruza, mirar a la izquierda, representa ver otro puente, el antiguo “Ponte Romano di Augusto” , y seguir avanzando, es como volver a la edad media, donde las construcciones color blanco, hacen identificar la piedra Travertina característica de la región.  




Esta ciudad del sur de Marche (casi en el limite con Abruzzo) tiene una historia llena de luchas internas y externas, habiendo resistido varias conquistas, inclusive por varios años la Romana, hasta finalmente caer bajo su dominación. En 89 aC, después de un largo asedio, el general romano Pompeyo Estrabón conquistó la ciudad, matando a los líderes de la revuelta y enviando al exilio sus habitantes.

La antigua ciudad contaba con alrededor de 200 torres, las cuales eran edificios militares que fueron utilizados para representar el poder de las familias a las que  pertenecían. En 1242, Federico II, en ese momento emperador del Sacro Imperio Romano, destruyo 91 de ellas. Aún así, hoy dia se pueden ver cerca de 50 distribuidas por toda la ciudad, muchas convertidas en casas, o campanarios de iglesia. Un dato NO MENOR, es que parece que los constructores del primer milenio no se percataron que el WIFI traspasa muy débilmente las paredes con las que fueron construidas las torres (Dato a tener en cuenta si se alojan en una).






Ascoli no solo impresiona por sus torres, sino que también cuenta con algunas de plazas más bellas y mejor conservadas de todo Italia.

"Piazza Arringo", se ubica junto a la Catedral de la ciudad, San Emidio. En ella se encuentra el centro comunal, y durante algunos días es posible ver una feria que ocupa toda la plaza.




"Piazza del popolo" es considerada una de las mejores plazas de Italia. Allí podemos observar el Palazzo dei capitani, antigua residencia del capitán del pueblo, alcaldes y gobernantes papales. En 1535 un incendio lo destruyo completamente, pero se restauro con el mismo aspecto que tenia en la primera mitad del 500.





En la ciudad también se ubica el museo arqueológico Piceno, al cual no ingrese porque en Ancona visite el "Museo arqueológico de Marche" donde aparte de restos Romanos y Griegos, gran parte del mismo es ocupado por la cultura Picena.

Ciertamente Ascoli no se puede recorrer en un día. Para poder visitarla bien (y tranquilo) considero que son necesarios dos. Aún así, si el tiempo no alcanza, se merece al menos un paseo por sus plazas.

Como también me dijo el dueño del hostel, Si Ascoli no es tan conocida, es porque se encuentra lejos de Roma, y en una región relegada al olvido por muchas décadas.




¿Como llegué?

Desde Ancona, en tren. Primero se debe llegar a San Benedetto de Tronto, y luego combinar con el tren a Ascoli.

¿Donde me dormí?

Ostello De' Longobardi.
Via dei Soderini 26
Precio habitacion compartida: 15 euros

El hostel pertenece a la red de Hostels "Hostelling International", y al mismo tiempo, si no comprendi mal, asi como otros, es respaldado por el ministerio de la juventud de Italia, buscando fomentar actividades culturales, artisticas etc. Supongo que estas dos respaldos, generan un precio un poco mas economico, ya a diferencia de otros donde me aloje, resulta ser más accesible.
Como dije, la habitación es compartida, y me gusto por encontrarse dentro de la torre (Si bien se duerme en la planta baja). Como punto en contra, durante mi estancia no habia internet (según el dueño porque estaban cambiando de compañia), y la señal de celular no es buena.