8 de noviembre de 2012

Todo comenzó, algún tiempo atrás en la isla del sol… [Febrero 2011]


"El padre sol, se apiadó de los hombres y envió desde el cielo a uno de sus hijos, Manco Kapac y a una de sus hijas, Mama Ocllo al Lago Titikaka, para que adoctrinasen a los seres humanos en el conocimiento del padre el sol para que lo adorasen y tuviesen por su dios.
Les dijo que fuesen por donde quisiesen, procurando hincar en el suelo una varilla de oro que les dio como señal de que en aquel lugar donde la varilla se hundiese de un solo golpe, deberían establecerse. Ellos salieron de la Isla del Sol y caminaron mucho, hasta que llegaron al lugar que hoy es Pacaritambo (Pacárec Tampu – Perú) y luego al valle del Cuzco donde la vara se hundió con tanta facilidad y al primer golpe que no la vieron más. A  todos los hombres y mujeres que hallaban al establecerse allí  les hablaban y decían que su padre el sol los había enviado del cielo para que fuesen maestros y bienhechores en aquel lugar y mostrándoles a vivir como hombres. Impresionados los lugareños por los atuendos que llevaban y la forma en que hablaban, los aceptaron, y aprendieron de ellos.” 
Leyenda de la salida de Manco Kapac y Mama Ocllo de La Isla del Sol para fundar el Imperio Inca
.

Si bien la frase de la canción tan repetida hace un par de años, podría ser el titulo de la leyenda, ambas fueron elegidas por coincidencia. ¿Quien me puede decir que estar en la isla no le hizo recordar a esta canción?

Al día siguiente de nuestra llegada a Copacabana, nos levantamos temprano para dirigirnos a la isla. No se porque estar de vacaciones hace que me levante "temprano". A las ocho de la mañana nos encontraríamos listos para subir a la lancha (Mismo horario que me cuesta cumplir para trabajar). Decidimos viajar a la parte norte de la isla, donde pagamos 15 bs por el viaje ida.

En la lancha, viajarían argentinos que conocimos en el salar de Uyuni, por lo que el viaje se hizo más llevadero. Nos contaron que llevaron la carpa para poder dormir en la playa, nosotros habíamos desistido de esa idea, luego de considerar que no valdría la pena cargar ese peso por una sola noche.


Cerca de donde nos dejo la lancha, conseguimos un hostel, llamado San Juan, las habitaciones compartidas costaban lo mismo que veníamos pagando, 15 bs, con opción de que sea 10 sin derecho a ducha. Al ingresar para observarlo consultamos por alguna habitación doble, luego de insistir, nos dejarían un cuarto de dos ambientes a nuestra disposición  con llave, por el mismo precio que la compartida. La habitación no era lo mejor, una cama de bolsas de arpillera, y un colchón que nos peleamos por no usarlo. Por ese precio, en otros lugares conseguimos mejores camas y menos humedad, pero aun así aceptamos quedarnos.

El día seria largo, y ya estaba decidido, realizaría la caminata alrededor de la isla, por lo tanto, antes de partir, nos fuimos a orillas del lago para realizar dos cosas: comer, y ¡meternos en el agua!

Lo reconozco, me imaginaba que un poco lo estaría  pero ¡nunca creí que el agua podía estar tan fría!. No soy muy amigo del frío, pero esta vez, estoy seguro no haber sido el único que se congelo. A pesar de estar a punto de convertir mis piernas en dos cubos de hielo, tome valor y zambullí en el agua.

Segundos después me encontraría fuera del agua disfrutando del poco pero reconfortante sol y la arena pegada al cuerpo. 

La comida: Otra vez palta. Pero esta vez, echas puré luego viajar en la mochila, y de condimento se sumaba bastante arena. 

Luego de pagar la tarifa correspondiente, emprendí mi camino por el antiguo camino real Inca, para obtener maravillosas vistas de esta preciosa isla.

Finalmente, luego de un rato de caminata y algunas paradas para apreciar el paisaje, me encontraría con la mesa de ceremonias y a poca distancia, la roca sagrada o de los orígenes, de la cual, dice la leyenda, nacieron Manco Capac y Mama Ocllo, quienes luego fundarían la cultura Inca y Cuzco. Algunos dicen que posee la forma de un puma, si tengo que dar mi opinión, con un poco de imaginación, y descontando la erosión de los últimos siglos, tiene forma de puma.





A esta altura, ya abré dicho más de una vez que vi algún lugar soñado, pero esta vez es enserio, no estoy mintiendo… mi expresión cambio, al encontrarme junto a las ruinas de Chinkana, y como un nene decidí perderme por los pasadizos de este laberinto.

Para quien no sabe, este complejo laberíntico fue creado por los Incas y dedicado al Dios del sol, junto a él, se encuentra el templo del sol, donde residían las vírgenes que los Incas enviaban para que dedicaran su vida al dios Sol.








Ahora si, la caminata de verdad comenzaba, y el camino real se encontraría frente a mi. Sin dudas me avisaron que cruzar la isla de norte a sur requería tres horas, y creo que lo hice en menos- tal vez 2 hs y media, disfrutando del camino y desviándome si era necesario- pero claro, un detalle no tuve en cuenta, si fui de norte a sur, y mi alojamiento estaba en el norte, claramente tendría que volver, por ende, serian 3 horas más de vuelta.

Mi reloj indicaba que aún apurando el paso, podría agarrarme la noche a mitad de camino, y mi precario mapa indicaba que había un desvío antes de llegar al sur. Calculo que por caminar tan concentrado en apreciar esta isla que parecía congelada en el tiempo, con sus habitantes quechuas y aymaras, con sus terrazas de cultivo y animales, nunca vi el desvío, y pronto me encontré en el sur. Baje entre las terrazas y prácticamente sin parar de caminar, emprendí la vuelta mientras el sol se iba alejando de su isla. Con linterna en mano, y caminando entre playas de arena y caminos boscosos, finalmente llegue a Challapampa cuando los últimos rayos del sol decían adiós.








Doña Flora y su candado.

Al llegar al hostel, el mismo se encontrara revolucionado, doña Flora, quien lo atendía se había ido a su casa, y como algunos de los hospedados no pagaron por el uso de la ducha, DECIDIÓ CERRAR CON CANDADO EL BAÑO. No solo no se podrían bañar quienes no pagaron, sino tampoco los que lo hicieron, y más aun, directamente nos habíamos quedado sin baño!.

No estoy a favor de destruir nada, y si por el respetar y cuidar los lugares que conozco y me alojo, pero aquella situación genero que entre medio de enojos, intentos de abrir el candado, forcejeos, alguien que se encontraba en su habitación durmiendo, emerja entre los que intentábamos encontrar una solución, y con una patada en medio de la puerta resuelva el problema sanitario. Todos felices, agradecidos y contentos.

Luego de la patada, volvimos a la habitación, no recuerdo qué, pero algo había que hacer, o elegir la cama, cocinar, lavar o algo similar, y siempre que teníamos que decidir quien lo hacia, recurríamos a un método que nos resultaba el más democrático,  un partido de truco. Esta vez no alcanzaríamos a terminar ya que la playa nos llamaría, el fogón comenzaba. Para nuestra sorpresa, allí nos esperarían los varias personas que conocimos en el salar, nuestros compañeros de viaje en el tren a Oruro, y las brasileras que se alojaban en el carretero de La Paz.

Al día siguiente, antes de partir de la isla, acordamos con el resto de los compañeros de hostel, que como ellos se quedarían, nos responsabilicen a nosotros de los daños en la puerta del baño. Una vez arriba de la lancha, justo cuando estábamos por partir, vendría Flora, a reclamarnos que paguemos los daños, imaginábamos que le habían dicho que fuimos nosotros, como habíamos quedado, pero no, solo nos acuso por ser los únicos que nos estábamos marchando. Todavía enojados por su actitud de cerrar la puerta, contestamos que no era motivo para acusarnos, sin hacerle mucho caso, mientras la lancha arranca para Copacabana.



Información Útil


Alojamiento: Hostel San Juan, habitación doble, 15 bs con derecho a uso de la ducha, 10 bs sin ducha. No recomiendo.

Para recorrer la isla, se debe pagar una entrada en cada parte, la misma la cobran los mismos habitantes. En mi caso, solo me cobraron la norte. Por el centro pase muy tarde, así que supongo que por eso no cobraron, y en la sur, debían cobrar en el camino real pero por algún motivo que desconozco, no lo hicieron.

Visita parte Norte de la isla (con el museo): 10 bs

Centro: 5 bs

Sur: 5 bs

Según entiendo, para dar la vuelta completa se debe pagar un total de 25 bs. Por algún motivo que desconozco, yo solo pague 10 bs