7 de enero de 2013

Unos días en Sierra de la Ventana [Febrero 2012]


Llegó nuestro ultimo día en Bahía Blanca. No por que alguien o algo nos apure, sino simplemente por que decidimos ese día ya queríamos partir a Sierra de la Ventana.

Luego de caminar por la ciudad, regresamos al camping. Sabíamos que era tarde, todavía teníamos que desarmar la carpa y ordenar las mochilas. Aún así, decidimos correr el riesgo y tratar de alcanzar el último tren, o algún bus. Nada de eso resulto posible.

El primer bus partía recién a la madrugada del día siguiente. Por lo tanto, ya lejos del camping, optamos por pasar la noche en la terminal.

Luego de mirar el partido de Boca Juniors, con Santa Marina de Tandil (Localidad del sur de la provincia de Buenos Aires) desplegamos los aislantes y decidimos dormir un rato. El resultado no fue un sueño profundo, era la primera vez que dormí en una terminal, con miedo por los bolsos y sin saber si nos permitirían pasar la noche allí.

Finalmente llego la hora de partir. Sierra de la Ventana, (que fue el principal motivo de nuestro viaje) se acercaba. Y junto a este pueblo, la primera vez que veo montañas dentro de la provincia de Buenos Aires.

Comenzamos a recorrer campings, y ninguno nos terminaba de convencer, ya que se encontraban prácticamente repletos, y si bien sus administradores nos ofrecían quedarnos, ningún espacio libre contaba con toma corriente, luz cercana o parrilla.

Luego de analizar por un instante la posibilidad de acampar a orillas del río, terminamos alojandonos en el camping Lourdes, el cual se encuentra frente a la capilla del mismo nombre, que, para ser exactos, esta ubicado en Villa La Arcadia, población pegada a Sierra de la Ventana, pero en el partido de Coronel Suarez.




Al comenzar a recorrer el pueblo, notamos que si bien muchos se acercan como nosotros, con bajo presupuesto, el turismo es mayor al que imaginábamos, así como el  permanente incremento de la oferta hotelera y la cantidad de sitios donde comer sobre la calle principal. Al igual que su cercano Villa Ventana, este destino ofrece amplias posibilidades ajustándose al tipo de viajero (o turista).

El cerro del amor.


Una primera atracción para quien desee tener una mejor perspectiva del pueblo, es el cerro Ceferino, o del amor. El cual tiene una altura de 400 mts, y desde su cima permite apreciar el poblado. 



Los balnearios


Al costado del pueblo, se encuentra el río Sauce Grande. El mismo, en el momento de nuestra visita, se encontraba con poca agua. Aún así, cuenta con algunos balnearios, como “El Dique“, “La Hoya” y “Los Angelitos“. En uno de estos, notamos que ofrecían Kayacs para alquilar, justo el modelo que mi tío estaba analizando comprar, por lo que aprovechamos la oportunidad para probar su desempeño, y de paso practicar. Los mismos cuentan con la ventaja de no volcar. A pesar de ello, estuvimos cerca de conseguir que suceda…





0 comentarios:

Publicar un comentario