15 de febrero de 2018

Lineas de Nazca sin aviones.


A la hora de pensar en Perú, sin dudas el destino infaltable y que primero se nos vendrá a la mente sera Cuzco y Machu Picchu. Pero pese a estar eclipsado por la antigua capital Inca, hay otro lugar tan o más curioso que aunque sea solo de nombre difícilmente no conozcamos: las enigmáticas lineas de Nazca, unos dibujos realizados sobre el árido suelo de una superficie de aproximadamente 450 km2 ubicados principalmente en las provincias de Nazca y Palpa. Si bien a esta última poco se la escucha, cuando hablamos de “líneas de Nazca” en realidad se agrupan también a figuras ubicadas en territorio perteneciente a Palpa.

Geoglifos

Para ser más precisos, el término para definirlos es el de geoglifos, que son figuras formadas sobre la suelo terrestre donde los trazados son generados a través de distintas técnicas como puede ser provocar desniveles (ya sea excavando o formando montículos) que permitan un generar contraste con el resto del terreno.

Si bien los geoglifos de Nazca por su número y dimensiones son los más famosos del mundo, este tipo de arte es posible encontrarlo también en el vecino desierto de Atacama que geológicamente forma parte de una misma ecorregión con la zona de Nazca y eso me lleva a pensar que los distintos pueblos que los realizaron pudieron estar conectados y/o comunicados entre sí. Pero no solo en esta región del pacífico se hallan, Brasil, Kazajistán, Estados Unidos y Reino Unido son algunos de los países que cuentan con geoglifos, algunos con miles de años, y otros modernos.

Nazca

En el caso de las líneas de Nazca  tienen un halo de misterio a su alrededor por su magnitud y nivel de perfección que hace que muchos cuestionen que puedan ser creaciones humanas, y por ende, como las pirámides de Egipto u otras obras monumentales que parecen imposibles de realizar con la tecnología de su época, hay quienes afirman que sus diseñadores no serían seres de este planeta. Cada vez hay más pruebas y demostraciones de las técnicas posiblemente utilizadas para realizarlas, aún así para los optimistas que si ven posible la realización por parte de seres terrestres, todavía resulta difícil y sorprendente explicar cómo pudieron realizarlas con tanta perfección, por ejemplo sin poseer la tecnología para poder observarlas desde el aire, y más difícil aún es determinar la función y el motivo de su realización.

Geoglifos de Palpa. Familia Paraca.

Parte del Lagarto (cortado por la Panamericana).
Las teorías sobre el significado son muy diversas, yendo desde aquellas que afirman que son pistas de aterrizaje de naves extraterrestres a un gigantesco calendario astrológico, o figuras realizadas para que puedan ser vistas por los dioses, e incluso algo similar a un gran laboratorio dedicado a las matemáticas. Todavía no se sabe su significado exacto ya que los pueblos habitantes de esta región en el momento que se estima que fueron realizadas no dejaron registros que permitan comprender más sobre ellos (incluso es probable que no poseían un sistema de escritura, o en caso que si, aún no es posible de demostrar), y esto da lugar a cientos de especulaciones. Aunque  a mi entender, más allá de cuál se su significado, el contenido podría ser más profundo y avanzado de lo que se cree. 

Lo que si las investigaciones pueden demostrar que fueron diseñados por la cultura Nazca y sus predecesores los Paracas hace más de dos mil años. Aún así hay quienes siguen sosteniendo las teorías extraterrestres, incluso en tours para visitarlos pueden dejar esa puerta abierta con el fin de crear un ambiente de misterio.

Visitarlos

A la hora de querer visitarlas, es normal pensar que para observar las líneas y figuras es necesario hacerlo desde el aire utilizando un avión. Esto, ya sea por su precio o el temor de volar en la avioneta, hace que muchos descarten incluirlas en su itinerario de viaje por Perú.

Pero si bien para apreciar la mayoría de las figuras por su ubicación y/o tamaño es conveniente sobrevolar la zona, algunas pueden observarse sin la necesidad de estar a demasiada altura, ya que muchas de ellas (principalmente las de Palpa pertenecientes a la cultura Paraca) fueron diseñadas en laderas de montaña con el objetivo de poder ser vistas también desde la tierra, y otras cuentan con miradores naturales o artificiales.

Principalmente a lo largo de la carretera Panamericana hay distintos miradores desde donde es posible observar algunas figuras sin la necesidad de gastar los más de 100 dólares que cuesta el vuelo en avioneta. Entre viaje  y entrada a los miradores no gastaremos más de 20 soles ya que si bien puede contratarse un tour para llegar hasta ellos, si estamos dispuestos a prescindir del guía turístico y su explicación, resulta muy sencillo ir por nuestra cuenta tomando cualquier autobús que conecte el sector de la Panamericana entre Palpa y Nazca (o Nazca e Ica en caso que nos encontremos en esta última ciudad).

Miradores

En Palpa, un mirador nos permite observar varias figuras humanas, entre ellos un grupo denominado “la familia Paraca”, que habrían sido realizados por el pueblo Paraca varios años antes que los Nazca. En la base del mirador podemos observar una serie de láminas que nos explican un poco sobre los geoglifos.




Otro se ubica a mitad de camino entre Palpa y Nazca. A este se lo suele llamar “Mirador metálico” o “Maria Reiche” en honor a la arqueóloga alemana que dedicó más de cincuenta años a investigar las líneas, realizando increíbles avances en el estudio de ellas, y dejando un legado muy importante. Desde este mirador pueden observarse tres de las figuras más conocidas: las manos, el árbol, y un poco más alejado la lagartija o lagarto (este último se encuentra cortado por la ruta Panamericana que en el momento de su construcción dividió en dos la colosal obra). Este mirador es el más concurrido ya que es al que arriban los tours.

Arbol.

Las manos.

Parte del Lagarto (cortado por la Panamericana).

Finalmente hay un mirador natural más próximo a la ciudad de nazca, que consiste en una pequeña colina con la elevación suficiente para poder observar trazos de líneas. Algunos definen a estos como una telaraña, pero creo que es más bien un nombre turístico ya que no son más que cruces de líneas como los que se encuentran en toda la región. Si bien aquí no hay dibujo es un buen complemento para poder observar más líneas y su visita no nos tomará más de media hora.



Tiempo

Para poder visitar los tres miradores basta con medio día ya que no es demasiado el tiempo que requerimos en cada parada (a menos que nos encontremos demasiado interesados en el tema y queramos permanecer más) siendo más largo el tiempo de viaje entre un mirador y otro y la espera de los transportes. No necesariamente debemos ir por la mañana aunque sí es aconsejable calcular el tiempo de modo que no anochezca cuando aún estamos recorriendo ya que se encuentran en medio del desierto en zonas bastante desoladas, donde con la oscuridad también se complica para conseguir transporte. Principalmente debemos tener precaución en el mirador natural ya que por lo menos en el momento de nuestra visita no había ninguna persona controlando (no se si esto es siempre así) como si en los otros.

¿Vale la pena viajar a Nazca y visitar las lineas solo desde los miradores?

Depende cada uno el interés que puedan llegar a despertarnos. En mi caso por sus características casi únicas las considero entre las obras del ser humano más llamativas del mundo. Es por esto que a la hora de planificar mi viaje a Perú, sabiendo que no resultaba complejo ni costoso visitarlas, no dudé en hacerlo.

No hay dudas que la mejor opción para observar las líneas es poder sobrevolarlas en avioneta, pero si nos encontramos visitando el sur de Perú  y estamos interesados en ellas los miradores son útiles. En primer lugar debido a que si estamos viajando en bus, al encontrarse vecinos a la Panamericana no nos supondrá una gran pérdida de tiempo ni desviarnos de nuestra ruta. Por otro lado, la perspectiva visual que tendremos es adecuada para observar las figuras sin problemas (incluso más cerca que con el avión). Es por esto que si estamos en pensando viajar a Perú, no descartemos la posibilidad de visitar Nazca, y así contemplar este misterioso e increíble sitio declarado Patrimonio Mundial de la humanidad.

1 comentario: