Header Ads

La obra de Giotto que dio impulso al Renacimiento italiano.


Fue a principios del siglo XIV cuando Enrico Scrovegni, miembro de una poderosa familia de banqueros y usureros decidió construir una capilla para expiar el alma de su padre Reginaldo, a quien Dante Alighieri, casi en simultáneo con la construcción del templo, había citado como merecedor del Infierno en su Divina Comedia.

No reparó en gastos y buscó a uno de los artistas más influyentes de la época, Giotto di Bondone.

A pedido de Enrico, Giotto representó historias del Antiguo y Nuevo Testamento, culminando con un gran mural de la resurrección divina y el juicio final.

El techo pintado en azul, representado un cielo estrellado con las imágenes de Cristo, la Virgen, los profetas y evangelistas.

El uso de la perspectiva, el enorme realismo visible en expresiones como el dolor o la tristeza, pusieron a Giotto muy a la vanguardia para su época.

De hecho, el trabajo realizado en esta capilla romperá con los cánones artísticos de su época, abriendo paso al comienzo del renacimiento italiano.

Grandes obras como la capilla de los Scrovegni serán el puntapié para un movimiento que cambiará por completo la visión del arte y del mundo mismo.

Para saber más sobre la Capilla: https://www.youtube.com/watch?v=dw4kf8WsznI